La mano que mece y resguarda a las empresas paisas

Composición del Grupo Empresarial Antioqueño en detalle Composición del Grupo Empresarial Antioqueño en detalle

Aunque conocido sobre todo dentro de las esferas económicas colombianas, lo cierto es que gran parte de los comunes desconocen la existencia del Grupo Empresarial Antioqueño (GEA), también conocido como el Sindicato Antioqueño. Este grupo que no se encuentra legalmente constituido como empresa en el registro colombiano constituye la piedra angular de las grandes multinacionales colombianas, se le podría llamar el motor económico del país y por que no, el protector patrio de la identidad empresarial nacional. Al igual que sucede con el sector financiero nacional (que es en su mayor parte controlado por la familia Sarmiento Angulo desde Bogotá mediante el Grupo AVAL, analizado en este artículo), el sector manufacturero o más industrial se concentra en Antioquia gracias al grupo que se analiza en este artículo.

Constituido extraoficialmente en la década de 1970, el GEA surgió como un astuto defensor de la propiedad de la industria de Antioquia ante los movimientos hostiles que los inversores estaban realizando dentro de sus capitales, comprando acciones de empresas antioqueñas hasta alcanzar mayorías absolutas en el capital, y por tanto en el consejo y en la toma de decisiones de empresas basadas en la región. Aunque son cientos de empresas las que en la actualidad componen este círculo empresarial, quizás las más conocidas por los colombianos son las mayores empresas cotizadas del país; Cementos Argos (y su hólding inversor Grupo Argos), Grupo Nutresa, Inversiones Sura (Suramericana) y Bancolombia (se podrían además incluir a empresas participadas de forma indirecta por el GEA como Celsia o AFP Porvenir entre otras muchas). Entre dichas empresas han creado un círculo accionarial inquebrantable (como se puede observar en el siguiente gráfico) ante cualquier amenaza externa que haga rememorar los temores de la década de 1970, si bien es cierto que el tiempo tan solo ha beneficiado y ha hecho más fuerte a los participantes del GEA y a la región de Antioquia; al final, más allá de tener participaciones accionariales cruzadas y poder dentro de las empresas participadas, las mismas reciben una cantidad casi inpronunciable de billones de pesos anualmente vía dividendos, por lo que se puede decir que gran parte del crecimiento de las últimas décadas de este selecto grupo de la región  antioqueña ha sido “autofinanciado” por el resto de empresas pertenecientes a un grupo que en la actualidad emplea a más de 100.000 personas a nivel nacional y representa más del diez por ciento de la economía de Colombia. Dicho en otras palabras; la joya de la corona del orgullo empresarial paisa. A continuación se puede observar con detalle la formación informal del GEA mediante sus participaciones entrelazadas en el siguiente gráfico elaborado por value4investors.com:

Composición del Grupo Empresarial Antioqueño en detalle
Composición del Grupo Empresarial Antioqueño en detalle

Se puede concluir tras revisar el anterior gráfico que dentro del Valle de Aburrá el dinero fluye entre unas pocas corporaciones (aspecto que en realidad es positivo ya que al final que el área metropolitana de Medellín concentre tanta riqueza beneficia a las arcas públicas no solo en lo referente al pago de impuestos, sino también a un empleo más cualificado y de mayor nivel). Se puede afirmar sin ningún género de duda que este pacto creado informalmente en la década de los años setenta por unos visionarios empresarios de la época ha traído gran parte del prestigio del que goza Antioquia a nivel empresarial no solo a nivel nacional sino también a nivel internacional. Además, en una época como la actual en la que las grandes empresas son incluso compradas por rivales de tamaño aún mayor, la propiedad cruzada existente entre las empresas analizadas en este artículo garantizan lo que en pocos países a nivel mundial se puede garantizar: que gran parte de las mayores empresas del país sigan en manos del capital nacional, garantizando con ello que al menos parte de las estrategia que se tome en las mismas tenga como parte clave en la toma de decisiones a Antioquia y Colombia y no solo a las utilidades netas que muchas multinacionales a nivel mundial persiguen deslocalizando empleo y producción para poder aumentar anualmente dicha variable financiera. Este grupo es sin duda en gran parte culpable del actual desarrollo (y calidad de vida) del valle de Aburrá con respecto a otras regiones nacionales, debido como se ha dicho anteriormente a la riqueza generada a lo largo de los años a las arcas públicas locales donde tributan sus ventas globales, ya que hablamos de gigantes nacionales con presencia directa en decenas de países.

Anuncios