Técnicas Reunidas, excesivo castigo para una empresa saneada

Tras meses de castigo, Técnicas Reunidas sufrió el viernes un excesivo correctivo si se tiene en cuenta que la empresa sigue generando beneficios (algo menores a otros ejercicios), y cuenta con una posición de caja neta con la que puede capear precisamente momentos complicados en los que no consiga carga de empleo suficiente para mantener los planes de inversión o la remuneración al accionista. A continuación se analiza la actual situación de la empresa madrileña para comprender y valorar las acciones en un momento de incertidumbre para los accionistas de la firma.

Cifras operativas

La compañía apunta a cerrar el actual año con récord en ventas anuales, pero no en beneficios. La empresa ha decidido centrar su estrategia de los últimos años en conseguir un mayor número de contratos de menor cuantía pero menores márgenes operativos, de ahí que aunque las ventas marquen su máximo histórico, los beneficios no sigan el mismo paso. Dicho esto, no se debe perder de vista que el grupo espera cerrar el ejercicio 2017 con un beneficio neto cercano a los 98 millones de euros (cifra un 24% inferior a los 129 registrados en el ejercicio anterior). Volviendo a las cifras mencionadas anteriormente, y haciendo hincapié en los márgenes de beneficio, podemos observar como los mismos se han reducido considerablemente en los últimos ejercicios (desde un 5,2% que obtuvo en el año 2011 hasta un 2% estimado para el actual ejercicio, o lo que es lo mismo, menos de la mitad). El problema a ojos del mercado reside en que las ventas no han aumentado en una cuantía suficiente que compense esta caída en los márgenes, pero no hay que olvidar que aunque la empresa genere menos beneficios sigue siendo rentable. Si se puede comparar la situación con uno de sus mayores y más similares rivales, Technip: el gigante francés (que triplica en ventas anuales a la española), cuenta con unos márgenes de beneficio mas elevados que el grupo madrileño (4,7% sobre ventas vs. 2% para Técnicas Reunidas), por lo que parece probable que el grupo pueda tomar medidas para maximizar los beneficios durante la consecución y ejecución de proyectos de menor cuantía al igual que hace su homóloga gala en el futuro.

Además, el grupo continua manteniendo una caja neta característica de la industria pero que se debe tener en cuenta a la hora de valorar el grupo en su conjunto. Actualmente, Técnicas Reunidas cuenta con una tesorería cercana a los 250 millones de euros, o lo que es lo mismo, alrededor de 4,65€ por acción de caja neta. De cara a los próximos años, se espera que la caja continué cerca de los niveles actuales, ya que la empresa generará 1,80-2€ de beneficio neto por acción anualmente, del que se debe descontar aproximadamente 0,46-0,50€ por acción de capex (gastos e inversiones operativas para mantener las operaciones) y el dividendo de alrededor de 1,35€/acción cada año, resultando prácticamente imposible generar caja neta. Como se puede observar, la empresa necesita generar un mayor beneficio neto anual para poder retomar el vuelo, ya que fue hace pocos años cuando la empresa se situó en máximos históricos en bolsa gracias a una caja repleta (740 millones de caja neta en 2011 o lo que es lo mismo, 13,78€/acción de caja neta, muy lejos de los actuales 4,65€/acción) y unos mayores márgenes de beneficio neto. Sin duda, el mercado vigilará de muy cerca (y premiará) posibles nuevos contratos que pueda conseguir la empresa, así como el margen estimado para los mismos, clave como hemos podido observar a lo largo del artículo. Se espera además que el petroleo y demás materias primas continúen con una leve alza anual en los próximos años, aspecto que puede favorecer a la cifra de ventas y contratos en el caso de Técnicas Reunidas.

Propiedad

Un punto clave y que debe dar seguridad a todo inversor de la empresa es su accionariado, donde a diferencia de otras multinacionales del sector (sin ir mas lejos la empresa francesa Technip, nombrada anteriormente) que se encuentran controladas por fondos de inversión, Técnicas Reunidas esta controlada en gran parte por el mayor accionista de la empresa, director de la misma y de hecho, máximo accionista: Jose Llado Fernandez Urrutia, que controla el 37,20% de las acciones de la ingeniería española. Sin duda, esta composición accionarial da seguridad a cualquier inversor, y mas aún si se tiene en cuenta que la propia empresa controla alrededor del cuatro por ciento de las acciones del grupo (autocartera), otro signo más de la confianza que desde dentro se tiene en una empresa que todo parece indicar despegará en cuanto mejore los márgenes de beneficio neto o aumente considerablemente su facturación mediante nuevos contratos. Sin duda,  una acción a tener muy en cuenta desde los niveles de cotización actuales por el enorme castigo recibido recientemente de cara a los próximos ejercicios.

Anuncios