Empresas cotizadas en las que el Gobierno Vasco podría tomar participaciones

Ha sido en 2018 cuando el ejecutivo vasco ha decidido lanzar un fondo de inversión al más puro estilo del fondo soberano noruego (el mayor del mundo por número de activos y que comenzó su andadura invirtiendo en la petrolera estatal Statoil para después diversificar sus inversiones a todos los sectores a nivel mundial y que se analiza a fondo en este enlace) para, según explica, invertir en empresas locales con potencial tecnológico e innovador con el fin de garantizar su arraigo y creación de riqueza en Euskadi. Cabe recordar que dichas inversiones únicamente pueden estar destinadas a empresas que no atraviesen situaciones consideradas como de riesgo financiero y con las que se pueda entender que el ejecutivo vasco “rescata” empresas mediante la inyección de fondos públicos, situación prohibida y considerada ayuda ilegal de un Estado según la Normativa Europea.

Dicho fondo será gestionado por el Instituto Vasco de Finanzas (IVF), gestionado íntegramente bajo el mandato del ejecutivo vasco, y para esta primera ronda de inversión el fondo ha sido dotado con treinta millones de euros (la previsión inicial es que dicho fondo llegue a alcanzar unos activos bajo gestión de unos 250 millones de euros, por lo que este apenas sería el primer paso de este fondo público), de los cuales ha destinado ya la mitad a la toma del 1,24% de una de las joyas de la corona de la industria vasca: Construcciones y Auxiliar de Ferrocarriles (más conocida como CAF), fabricante de material ferroviario conocido a nivel mundial y que cuenta actualmente con la mayor cartera de pedidos de su historia (superior a los 6.000 millones de euros, es decir, garantizando empleo y continuidad en el proyecto empresarial para al menos los próximos cinco años según el ritmo de entrega alcanzado en los últimos ejercicios). Se da la circunstancia de que el Gobierno Vasco ha comprado este paquete accionarial a Kutxabank (quien anteriormente a esta venta controlaba 4.818.523 acciones del grupo, o lo que es lo mismo, el 14,10% del capital social), entidad vasca semipública y que busca deshacerse de sus participaciones industriales en los próximos ejercicios para centrarse en su actividad principal.

Otras cotizadas candidatas

Si bien es cierto que el movimiento del Gobierno Vasco debe considerarse únicamente como un espaldarazo a la continuidad del proyecto industrial de muchas empresas vascas para las próximas décadas, también es cierto que si se diese el caso de una hipotética operación corporativa en una de ellas, el ejecutivo podría actuar como juez de la misma haciendo valer sus derechos de voto en dichas empresas. De cara a los inversores privados, el que el nuevo fondo invierta en una determinada empresa garantiza que el alcance del proyecto de la misma se asegura de cara al futuro. Ahora es momento de conocer donde podrían ir destinados los de momento 235 millones restantes que el fondo ha dicho podría invertir en los próximos años si se destinase el cien por cien de los mismos a empresas cotizadas en la bolsa y que tienen su sede u origen en el País Vasco (ordenadas según su actual capitalización de mercado y su actual sede):

1) BBVA (Madrid, Comunidad de Madrid): Aunque la sede se encuentre en la capital de España, los lazos del banco con origen vasco con su tierra son innumerables. De hecho, BBVA ostenta actualmente una participación del 14,9% en otra empresa de este listado, Tubos Reunidos (situación similar a la ya ejecutada por el triangulo Gobierno Vasco-Kutxabank-CAF) y que se analiza con más detalle posteriormente. Una toma de participación en el banco se antojo poco probable debido al tamaño y escala del segundo mayor banco de España.

2) Iberdrola (Bilbao, Bizkaia): Actualmente Kutxabank tiene una participación de 109.279.391 acciones en la empresa, o lo que es lo mismo, el 1,73% de la eléctrica vasca. En este sentido, si el grupo financiero sigue con la desinversión de activos financieros comenzada en CAF, se facilitaría mucho la entrada del nuevo fondo en el capital de la eléctrica, una de las mayores empresas del sector a nivel mundial.

3) Siemenes-Gamesa (Zamudio, Bizkaia): Tras la reciente fusión con Siemens (analizada en detalle en este enlace), el conglomerado alemán controla ahora el 59% de las acciones, por lo que este quizás es de momento el único caso de gran empresa vasca  industrial en el cual el mayor accionista no pertenece a la comunidad si exceptuamos a dos gigantes como BBVA e Iberdrola. La buena noticia para el Gobierno Vasco es que precisamente Iberdrola es un histórico accionista del grupo alavés (controla el 8,07% de las acciones, y si un día la empresa quisiera estar interesada en vender dicho paquete accionarial encontraría comprador en el fondo vasco, que ha considerado a Gamesa una de las joyas de la corona de la industria vasca).

4) CIE Automotive (Bilbao, Bizkaia): El mayor exponente del sector ligado al automóvil en el ámbito nacional es también una preciada sociedad en la que los máximos accionistas nacionales corporativos controlan cerca del 45% de las acciones, no estando del todo inmunes a posibles movimientos hostiles hacia una empresa que se ha convertido en un gigante dentro del sector gracias a una gestión prudente y al trabajo bien realizado durante décadas. Este interés y buena gestión se ha visto reflejado en alianzas forjadas históricamente como la sellada con la empresa hindú Mahindra and Mahindra hace unos años, que adquirió una participación en el grupo vasco (del 7,43% actualmente) para colaborar activamente a nivel mundial. Debido a la pertenencia a un sector en pleno auge a nivel mundial y un balance saneado, tendría todo el sentido estratégico que el grupo recibiese una compra accionarial por parte del fondo vasco para salvaguardar la propiedad vasca de cara al futuro en una de las mejores compañías dentro de la bolsa nacional en los últimos años.

5) Vidrala (Llodio, Álava): Las familias ligadas históricamente a la firma alavesa controlan alrededor del 35% de las acciones de forma directa y mediante sociedades radicadas en el País Vasco. En este caso, si sería factible ver una compra de una participación en una de las mayores vidrieras no solo a nivel nacional sino de toda Europa tras las compras realizadas durante los últimos ejercicios.

6) Masmovil (San Sebastián, Gipuzkoa): Al igual que sucede con Euskaltel, el mayor accionista de la empresa donostiarra es un fondo de inversión (Providence Equity Partners LLC) que controla el 18% del grupo. Los accionistas individuales y máximos accionistas del grupo controlan cerca del 35% de la empresa, y el sector es considerado vital dentro del ejecutivo vasco, por lo que se vería con buenos ojos la toma de una participación en forma de blindaje en la empresa a la vista de los recientes movimientos corporativos acaecidos dentro del sector en Europa.

7) Neinor Homes (Bilbao, Bizkaia): La inmobiliaria y promotora nacida de la antigua división inmobiliaria de Kutxabank en principio no entraría dentro de los requisitos del fondo vasco, puesto que no existe el buscado avance tecnológico, si bien es cierto que hablamos de una de las mayores promotoras de viviendas en el País Vasco, por lo que tampoco resultaría descabellado pensar en una posible inversión en la empresa con sede en Bilbao, sobre todo teniendo en cuenta que su mayor accionista (el fondo Lone Star) ostenta el 12,9% de la empresa y es cuestión de tiempo que busque una salida del capital de la empresa.

8) Euskaltel (Derio, Bizkaia): Quizás una de las empresas mas icónicas dentro del listado de cotizadas vascas, y en una situación inmejorable para que el nuevo fondo pueda acceder a su capital sin perder el ansiado arraigo que busca el mismo: Kutxabank es el mayor accionista con el 21,3% de las acciones, por lo que una venta parcial de esta participación en el futuro no estaría mal vista por ninguna de las partes.

9) Elecnor (Madrid, Comunidad de Madrid): Empresa vinculada históricamente al País Vasco, y con un accionariado familiar estable (diferentes familias controlan el 52,8% de las acciones mediante la sociedad conjunta Cantiles XXI SL) que en principio no la convierte en una de las principales favoritas a recibir una inversión por parte del fondo de inversión, ya que parece que su arraigo esta más que asegurado a la vista de la trayectoria de control sobre la empresa.

10) FAES Farma (Leioa, Bizkaia): Una de las empresas favoritas a entrar en el fondo de inversión debido a la falta de un gran accionista de referencia y el riesgo que esto implica de posibles movimientos hostiles. Teniendo en cuenta que los máximos accionistas particulares controlan apenas el dos por ciento de la empresa (y el mencionado fondo soberano de Noruega es el mayor accionista con el 3,11% del capital), resulta previsible ver próximos movimientos por parte del fondo en una de las mayores empresas del sector en la región en lo que a generación de riqueza y sobre todo empleo se refiere.

11) Global Dominion (Bilbao, Bizkaia): La empresa surge de una reciente escisión de CIE Automotive (que hoy en día controla el 50% de las acciones del grupo bilbaino), empresa mencionada anteriormente en este mismo artículo. Debido a esta configuración accionarial (teniendo en cuenta que pequeños accionistas particulares ligados históricamente a CIE controlan algo menos del 10% del grupo), resulta difícil imaginar que el fondo de inversión tuviese preferencia por hacerse con un paquete accionarial en Global Dominion y no en CIE Automotive, empresa matriz y más expuesta a posibles movimientos hostiles.

12) Tubacex (Llodio, Álava): En el caso de la empresa alavesa, apenas se llega al 20% en lo que a los máximos accionistas particulares se refiere, por lo que resulta de vital importancia garantizar el arraigo del grupo mediante una posible compra accionarial en un grupo que ya ha sido capaz de mejorar sus beneficios recientemente y ha logrado entrar en beneficios tras años complicados para los sectores ligados al petróleo.

13) Iberpapel Gestion (San Sebastián, Gipuzkoa): Teniendo en cuenta que los mayores accionistas particulares apenas controlan el 12% del capital de forma directa (con Miquel y Costas como mayor accionista corporativo con el 5,05% del capital de la empresa donostiarra), podría ser esta otra empresa considerada clave en lo que a mantener su arraigo y raíces se refiere, sobre todo teniendo en cuenta la papelera de Zikuñaga, situada a escasos kilómetros de San Sebastián y gran generadora de riqueza para la región, con recientes inversiones de calado anunciadas y que garantizan la viabilidad de la misma para las próximas décadas.

14) Vocento (Bilbao, Bizkaia): Se trata de una de las empresas con el capital más distribuido entre particulares y familias ligadas al País Vasco. El grupo editor esta controlado en cerca de un 50% por dichas familias y particulares, por lo que en principio no existe el mencionado riesgo a perder una empresa considerada icónica dentro de los medios españoles y que mejora su balance año a año tras una gran depresión sufrida por el sector y que ha sido capaz de capear mejor que rivales directos como el Grupo PRISA.

15) Tubos Reunidos (Amurrio, Álava): Como se ha mencionado anteriormente, BBVA controla de forma directa el 14,9% de las acciones de la empresa, por lo que una posible operación similar a la de CAF tendría lógica en este caso, con una entidad financiera desinvirtiendo activos no estratégicos en una empresa en la que los máximos accionistas particulares apenas alcanzan el 22% del capital social, existiendo aquí también el ya mencionado riesgo de movimientos hostiles dentro de la empresa alavesa.

 

Reinversión vía dividendos

Otro de los aspectos a considerar de dicho fondo más allá de las inyecciones puntuales de capital que el mismo obtenga en el futuro es que, dichas participaciones retroalimentarán el propio fondo mediante el cobro anual de dividendos (se estima que la reciente inversión en CAF genere anualmente alrededor de medio millón de euros en dividendos para el fondo vasco). Sin duda, es por este compromiso recientemente acordado por el Gobierno Vasco que pudiera resultar interesante tener en el radar las empresas vascas mencionadas anteriormente en este artículo, ya que con las miras puestas en el largo plazo resulta de especial interés saber que en dichas empresas se garantiza una andadura en principio independiente y lejos de operaciones corporativas (ya que lo que se busca es garantizar el arraigo de dichas empresas en el largo plazo al País Vasco, generando beneficios no solo para las comunidades en las que las mismas se encuentran instaladas sino también, para los inversores pacientes).

Advertisements

La mano que mece y resguarda a las empresas paisas

Aunque conocido sobre todo dentro de las esferas económicas colombianas, lo cierto es que gran parte de los comunes desconocen la existencia del Grupo Empresarial Antioqueño (GEA), también conocido como el Sindicato Antioqueño. Este grupo que no se encuentra legalmente constituido como empresa en el registro colombiano constituye la piedra angular de las grandes multinacionales colombianas, se le podría llamar el motor económico del país y por que no, el protector patrio de la identidad empresarial nacional. Al igual que sucede con el sector financiero nacional (que es en su mayor parte controlado por la familia Sarmiento Angulo desde Bogotá mediante el Grupo AVAL, analizado en este artículo), el sector manufacturero o más industrial se concentra en Antioquia gracias al grupo que se analiza en este artículo.

Constituido extraoficialmente en la década de 1970, el GEA surgió como un astuto defensor de la propiedad de la industria de Antioquia ante los movimientos hostiles que los inversores estaban realizando dentro de sus capitales, comprando acciones de empresas antioqueñas hasta alcanzar mayorías absolutas en el capital, y por tanto en el consejo y en la toma de decisiones de empresas basadas en la región. Aunque son cientos de empresas las que en la actualidad componen este círculo empresarial, quizás las más conocidas por los colombianos son las mayores empresas cotizadas del país; Cementos Argos (y su hólding inversor Grupo Argos), Grupo Nutresa, Inversiones Sura (Suramericana) y Bancolombia (se podrían además incluir a empresas participadas de forma indirecta por el GEA como Celsia o AFP Porvenir entre otras muchas). Entre dichas empresas han creado un círculo accionarial inquebrantable (como se puede observar en el siguiente gráfico) ante cualquier amenaza externa que haga rememorar los temores de la década de 1970, si bien es cierto que el tiempo tan solo ha beneficiado y ha hecho más fuerte a los participantes del GEA y a la región de Antioquia; al final, más allá de tener participaciones accionariales cruzadas y poder dentro de las empresas participadas, las mismas reciben una cantidad casi inpronunciable de billones de pesos anualmente vía dividendos, por lo que se puede decir que gran parte del crecimiento de las últimas décadas de este selecto grupo de la región  antioqueña ha sido “autofinanciado” por el resto de empresas pertenecientes a un grupo que en la actualidad emplea a más de 100.000 personas a nivel nacional y representa más del diez por ciento de la economía de Colombia. Dicho en otras palabras; la joya de la corona del orgullo empresarial paisa. A continuación se puede observar con detalle la formación informal del GEA mediante sus participaciones entrelazadas en el siguiente gráfico elaborado por value4investors.com:

Composición del Grupo Empresarial Antioqueño en detalle
Composición del Grupo Empresarial Antioqueño en detalle

Se puede concluir tras revisar el anterior gráfico que dentro del Valle de Aburrá el dinero fluye entre unas pocas corporaciones (aspecto que en realidad es positivo ya que al final que el área metropolitana de Medellín concentre tanta riqueza beneficia a las arcas públicas no solo en lo referente al pago de impuestos, sino también a un empleo más cualificado y de mayor nivel). Se puede afirmar sin ningún género de duda que este pacto creado informalmente en la década de los años setenta por unos visionarios empresarios de la época ha traído gran parte del prestigio del que goza Antioquia a nivel empresarial no solo a nivel nacional sino también a nivel internacional. Además, en una época como la actual en la que las grandes empresas son incluso compradas por rivales de tamaño aún mayor, la propiedad cruzada existente entre las empresas analizadas en este artículo garantizan lo que en pocos países a nivel mundial se puede garantizar: que gran parte de las mayores empresas del país sigan en manos del capital nacional, garantizando con ello que al menos parte de las estrategia que se tome en las mismas tenga como parte clave en la toma de decisiones a Antioquia y Colombia y no solo a las utilidades netas que muchas multinacionales a nivel mundial persiguen deslocalizando empleo y producción para poder aumentar anualmente dicha variable financiera. Este grupo es sin duda en gran parte culpable del actual desarrollo (y calidad de vida) del valle de Aburrá con respecto a otras regiones nacionales, debido como se ha dicho anteriormente a la riqueza generada a lo largo de los años a las arcas públicas locales donde tributan sus ventas globales, ya que hablamos de gigantes nacionales con presencia directa en decenas de países.

El verdadero rey de la banca en Colombia

Aunque a muchos les puede no sonar el nombre de la familia Sarmiento Angulo, lo cierto es que esta familia colombiana es la absoluta controladora de la práctica mayoría del sistema financiero del país; más allá de los bancos extranjeros, Bancolombia (que pertenece al GEA, el mayor grupo de control financiero de Colombia como se analizó en este artículo) y pequeños bancos semipúblicos controlados por el Gobierno de la Nación pero irrelevantes a nivel nacional en lo que se refiere a volumen de activos, el resto de la banca patria se encuentra controlada en mayor o menor medida por la familia Sarmiento Angulo. Quizás sea algo más conocido el nombre “Grupo AVAL” (que aparece junto al nombre de los diferentes bancos comerciales propiedad del mismo grupo), holding financiero de la familia mediante el cual controla dicho monopolio financiero de la banca comercial dentro del país. “Grupo AVAL Acciones y Valores SA” es una sociedad con sede en Bogotá y cotizada en la Bolsa de Valores de Colombia (BVC) y de Nueva York mediante la modalidad ADR y controlada en su mayoría por la familia Sarmiento Angulo (propietarios del 68,5% de las acciones comunes emitidas de la sociedad de forma directa y de otro 4,17% controlado a título personal por Luis Carlos Sarmiento Angulo).

Tras comenzar en el sector financiero en la década de los setenta, el empresario y hoy día persona más rica de Colombia (según la prestigiosa publicación Forbes) fundó su propia correduría de seguros, a la vez que compro la mayoría de acciones del Banco de Occidente con los beneficios obtenidos gracias a la firma de ingeniería que fundó teniendo apenas veinte años. Hoy en día engloba todos sus activos dentro del Grupo AVAL, un gigante financiero con más de 50.000 empleados a nivel del grupo y propietaria a su vez de la mayoría del capital de Banco de Bogotá (AVAL es propietario del 68,5% de las acciones y la familia Sarmiento Angulo de otro 7,46% adicional q título personal), Banco Popular (AVAL posee el 93,7% de las acciones del banco), Banco de Occidente (AVAL controla el 72,3% de las acciones y la familia controla un 5,63% adicional del banco), Banco AV Villas (AVAL controla el 80,40% de las acciones del banco). Como se puede observar en el siguiente organigrama de propiedad, la familia es propietaria de prácticamente la totalidad del sector bancario comercial colombiano. Además, se puede observar como con participaciones accionariales entrelazadas la familia controla de forma indirecta la Corporación Financiera Colombiana/”Corficolombiana” (alrededor de un 61% del total de las acciones), una entidad propietaria entre otras empresas de Promigas (45% de las acciones) y participaciones en empresas como la Empresa de Energía de Bogotá, la Bolsa de Valores de Colombia o Mineros SA entre otros muchos activos que incluyen hoteles, infraestructuras de transporte nacionales y que se pueden observar desde este enlace en detalle.

La familia Sarmiento Angulo controla la práctica mayoría del sistema bancario en Colombia
La familia Sarmiento Angulo controla la práctica mayoría del sistema bancario en Colombia

Como se puede observar tras analizar a fondo la propiedad en su conjunto de la familia, se puede afirmar sin ningún género de duda que la familia Sarmiento Angulo se encuentra entre las más poderosas no solo a nivel nacional sino incluso a nivel internacional, ya que el Grupo AVAL lleva años focalizando sus esfuerzos de expansión en otros países de la región debido a que por la posición dominante que ya ocupa en Colombia resulta difícil imaginar que el grupo se haga con otro banco sin que la Superintendencia Financiera y los reguladores de competencia nacionales le hagan desinvertir parte de sus activos actuales. Es por ello que la familia ha focalizado ahora sus esfuerzos en expandir su holding financiero directamente en países como Panamá, Costa Rica y otros dentro de Centroamérica e indirectamente (mediante la sociedad Corficolombiana) en países como Panamá  o Perú, donde el grupo expande su imperio hotelero en la actualidad. Sin duda, comprender la realidad del Grupo AVAL es comprender la realidad del sistema financiero colombiano, un sistema que opera bajo distintas marcas explotadas por un mismo dueño, la familia Sarmiento Angulo.

La gran farsa de la banca en España, los analistas y los medios

Asistimos a diario a una cascada de recomendaciones por parte de los mal llamados analistas (ya que simplemente se dedican a seguir la corriente popular existente en cada momento en el mercado) sobre la banca española y demás sectores cotizados. Siempre se da el mismo patrón: cuando las acciones de la banca están hundidas nadie ve con buenos ojos un sector que puede pasar a ser el más recomendado tan solo unos días después. ¿A qué se debe esto y porque erran tanto los supuestos expertos financieros? En mi opinión, hablamos de un sector sobredimensionado (el de los analistas financieros) en el que el noventa por ciento de los “expertos” tan solo se dedica a divulgar a gran escala lo que alguna agencia financiera experta de verdad ha estudiado acerca del BBVA, Santander o cualquier otra empresa cotizada con suficiente volumen diario para llamar la atención de los inversores. Esta industria se aprovecha de pertenecer a entidades muy relacionadas con la prensa económica española, que publican sus recomendaciones como si se tratase de una publicación o investigación de algún premio Nobel. Seguramente habrá quien defienda a una industria que ha salido enormemente perjudicada en lo que a credibilidad se refiere tras la reciente crisis financiera (en la que dicho sea, nadie de esta comunidad financiera pudo prever lo que se venía encima a la economía en general y a los activos cotizados más concretamente). Puesto que muchos inversores buscan información en internet acerca de su cartera para resolver sus dudas y poder adivinar en cierta manera lo que el futuro le depara a sus activos, son muchas las páginas económicas que aportan poco o directamente ningún valor real a unos sufridos inversores que son dirigidos en un círculo financiero controlado por unos medios a la orden de las altas esferas.

Volviendo al tema que nos ocupa, voy a realizar un breve estudio acerca de la banca española en bolsa: un estudio sin rodeos y términos complicados que hagan más difícil llegar a conclusiones válidas para cualquier inversor común. En primer lugar, enumeraré los puntos que considero clave a la hora de analizar no solo un banco, sino cualquier empresa cotizada, y es que como la legislación bien establece, aquella empresa que se encuentre cotizada debe ser transparente en términos de propiedad, resultados y demás aspectos que pueden ser de interés para la comunidad inversora. A continuación, el análisis de los principales bancos cotizados españoles de una forma clara y fácilmente comprensible para cualquier inversor desde el año 2006, año en que comenzó la pesadilla para los inversores de la banca española:

Banco Santander

santander-acciones
Evolución de diferentes métricas en las acciones del Banco Santander

El mayor banco de España es también como es lógico el que más temas abiertos tiene en foros de bolsa, prensa económica y prensa generalista del país. Lo cierto es que el banco cántabro siempre ha estado asociado a la familia Botín, pero lo cierto es que si bien la legendaria familia sigue siendo quien dirige de cara a la galería uno de los mayores bancos de Europa, su peso dentro de la entidad no hace más que ir a menos anualmente. Para que sirva como referencia, los hermanos e hijos de don Emilio Botín apenas controlan conjuntamente el 0,63% del total de acciones en circulación del banco: según los últimos datos oficiales disponibles en la CNMV, Francisco Javier Botín controla el 0,504% del banco, y su hermana Ana Patricia, el 0,126% (con opcion de compra de un 0,006% adicional si ejerce la opción de compra que posee en la actualidad sobre las acciones de Banco Santander). Queda por tanto desmontado el primero de los mitos que la prensa de este país ha ido construyendo durante años y que ha servido a muchos inversores para “confiar” en una inversión que parecía segura de la mano de una de las familias con mayor renombre a nivel nacional: lo cierto es que la familia Botín no controla directamente ni el 1% de la entidad. De hecho, los mayores accionistas del grupo financiero son en su mayoría fondos de inversión norteamericanos que apenas llegan a controlar el 2% del capital (siendo The Vanguard Group el máximo accionista con un 2,12% de la empresa). Por tanto, ya no resulta tan facil de poder confiar en que nuestros ahorros crecerán a la par que la totalidad del patrimonio de la familia Botín si invertimos en acciones de Banco Santander; de hecho, la familia Botín tiene gran parte de sus ahorros invertidos en otro tipo de activos muy diferentes a las propias acciones del banco. Su vehículo de inversión más conocido es la sicav “Cartera Mobiliaria SA” (se puede ver la cartera actual de la sicav en cuestión en este enlace, en la sección “Información Pública Periódica” mediante los PDFs subidos a la web de la CNMV), donde la familia aglutina gran parte de su patrimonio invertido en letras del Tesoro de España (39,95% del total del patrimonio) y en acciones de empresas como Telefónica (4,30%), JPMorgan (2,85%), Orange SA (2,44%) o 3M (2,21%) entre otras muchas. Si analizamos la rentabilidad de la sicav de la familia Botín con las acciones del propio Banco Santander, nos encontramos un curioso dato: la sicav Cartera Mobiliaria SA ha ganado un 40% en los últimos cuatro años, mientras que las acciones del Banco Santander han caído un 19% en el mismo periodo. Se puede concluir por tanto que si se quiere invertir de la mano de la familia Botín es mejor hacerlo comprando acciones de su sicav que mediante las acciones del propio banco español (del que de hecho, la sicav no tiene acción alguna. Cuenta con exposición a la banca doméstica teniendo el 1,81% del total del patrimonio invertido en acciones del BBVA).

Además, el que los ingresos de la familia Botín apenas provengan del rendimiento de las acciones de Banco Santander dará que pensar a muchos inversores que hasta este momento creían que el banco era el principal activo financiero de la legendaria familia. De hecho, hay mas motivos que harán desconfiar aún más a los inversores del banco: según los datos publicados en los Informes Anuales del Banco Santander, el consejo de administración del grupo ha ido reduciendo paulatinamente su exposición al banco (pasando en apenas once años de controlar el 4,78% de las acciones a apenas un 1,25% como se puede observar en las columnas 4 y 5 del gráfico anterior elaborado por value4investors). Ante esta cada año menor alineación de los intereses entre la directiva del banco y sus inversores se une una política de dividendo desastrosa para cualquier inversor del banco en el largo plazo. Como se puede observar en el anteriormente mencionado gráfico, las acciones en circulación del banco (segunda columna) no han dejado de aumentar anualmente desde 2007, más que duplicando el número de las mismas en este periodo. El problema es que el beneficio del banco no ha aumentado a la misma velocidad que dicha emisión incesante de acciones en forma de dividendo flexible. Como consecuencia de ello, nos encontramos que aunque el banco gane lo mismo que en su mejor ejercicio (2007: 9.060 millones de euros), el beneficio por acción (BPA, columna 7 en la tabla) se verá reducido a menos de la mitad, en proporción lineal a las acciones en circulación. Se puede observar este ejemplo con datos ficticios para el año 2017 en el siguiente gráfico, con el mismo beneficio que en el año 2007 pero diferente número de acciones. La dilución de valor para el accionista es considerable:

Ejemplo gráfico de la dilución ocasionada por el continuado aumento de capital
Ejemplo gráfico de la dilución ocasionada por el continuado aumento de capital

En bolsa nada es casualidad, y las acciones de cualquier empresa tienden a ajustarse al valor real de la misma. Aunque suena evidente, no todos los inversores tienen en cuenta la importancia de seguir de manera constante la evolución del capital social (acciones en circulación) de las empresas de las que son accionistas. El descuidar este aspecto puede ser determinante en el retorno de las inversiones que se realizan en una empresa, ya que se puede afirmar con total seguridad que por ejemplo las acciones del Banco Santander jamás volverán a cotizar a los precios de hace una década si la cúpula directiva prosigue con el mismo tipo de gestión. Al igual que el beneficio por acción se diluye como hemos visto en el ejemplo anterior, sucede lo mismo con la capitalización bursátil de una empresa. Si una determinada empresa vale 90.000 millones de euros, los valdrá independientemente del número de acciones en circulación (eso si, a mayor número de acciones, menor el valor por acción de cada una de ellas: Banco Santander vale hoy en día lo mismo en bolsa que cuando cotizaba a 15 euros por acción en 2007). Resumiendo: cualquier empresa que emita acciones a un mayor ritmo que el crecimiento de su beneficio verá como el precio de sus acciones es menor a lo largo del tiempo.

Por último, y en referencia a lo que muchos analistas culpabilizan de la actual situación de la banca en bolsa: el entorno macroeconómico en Europa de bajos tipos de interés. Si bien es cierto que este aspecto indudablemente afecta a la rentabilidad de cualquier banco (ya que su negocio principal es captar dinero a bajos tipos de interés y prestarlo a un mayor interés), lo cierto es que los bancos ganan hoy más dinero que en el año 2000 y sin embargo sus cotizaciones cotizan a los precios más bajos vistos en la historia. Conclusión: los analistas suelen dejarse siempre en el tintero aspectos más importantes que seguir únicamente la variación del beneficio neto anualmente, y estos aspectos aquí expuestos no son conocidos por muchos inversores que han depositado su confianza en una determinada empresa. Lo primero es conocer la variación del capital social de cualquier empresa anualmente, y si la cúpula directiva actúa de manera irresponsable como se ha visto en la banca española en los últimos años con los “dividendos flexibles” que no están a la par del crecimiento en el beneficio anual, lo mejor es huir sin mirar atrás de empresas que en el largo plazo solo mermarán nuestro capital invertido de manera significativa.

La última columna de la primera tabla hace referencia a un “PER 10”, es decir, las empresas financieras normalmente suelen cotizar a unas diez veces su beneficio por acción: es decir, si el Banco Santander gana este año 0,46 euros por acción y no realiza una gran ampliación de capital en el mismo año (situación difícil de ver hoy en día dentro de la banca cotizada española), la acción de la entidad debería cotizar alrededor de los 4,60 euros la acción. El que cotice a un mayor o menor precio se puede deber a las buenas o malas perspectivas del sector en un determinado momento (bajos tipos de interés, crisis global de insolvencia, etc.), pero esta pequeña diferencia no es nunca el aspecto clave que los analistas suelen utilizar para justificar las caídas o subidas pronunciadas en el precio de las acciones. Por diferentes motivos, lo cierto es que los inversores comunes se quedan muchas veces a medio saber de aspectos clave como los expuestos a lo largo de este artículo y de los que los medios de comunicación debieran tener una mayor responsabilidad a la hora de formar financieramente a aquellos inversores que no están tan habituados a términos financieros concretos y demás aspectos que rodean al mundo de las inversiones de todo tipo.

Tras analizar a detalle los aspectos a estudiar para entender la marcha de una determinada empresa en bolsa, ahora es momento de analizar de una manera más rápida y visual la situación del resto de la banca española cotizada (a diferencia de Banco Santander, el resto de entidades no ofrecen de forma directa la participación accionarial del Consejo de Administración, aspecto a favor de la transparencia en lo que se refiere a la sección de accionistas de Banco Santander):

BBVA

Evolución de diferentes métricas en las acciones del BBVA
Evolución de diferentes métricas en las acciones del BBVA

En el caso del BBVA, podemos observar que el aumento de capital no ha sido tan pronunciado en el periodo 2006-2015, aunque se puede calificar el mismo como otro robo encubierto a los accionistas del banco vasco. Por el lado de la propiedad del banco, y al igual que sucede con su homólogo cántabro, el banco se encuentra controlado principalmente por fondos de inversión norteamericanos, siendo The Vanguard Group el máximo accionista de la empresa según la última publicación de máximos accionistas que consta en la CNMV. Por parte del equipo directivo, quizás lo mas destacable es la posición que Francisco Gonzalez mantiene en el banco, ya que apenas controla el 0,06% del banco a través de Belegar Inversiones SL, empresa mediante la cual canaliza sus inversiones.


CaixaBank

Evolución de diferentes métricas en las acciones de CaixaBank
Evolución de diferentes métricas en las acciones de CaixaBank

En el caso de CaixaBank nos encontramos con otro caso sin igual, ya que la antigua Criteria esta controlada mayormente por la fundación Bancaria Caixa d’Estalvis i Pensions de Barcelona, un fundación que ha ido soltando lastre en forma de venta de acciones de CaixaBank desde que el grupo saliera a bolsa. Actualmente la fundación sigue siendo el máximo accionista del grupo bancario (aunque ya solo controla el 40% de las acciones), seguido por el Monte de Piedad del Sur (0,898%) según  consta en la CNMV. En cuanto a inversores privados, el máximo accionista a título individual es Gonzalo Gortazar, consejero delegado del grupo desde el año 2014 y que posee actualmente el 0,01% del capital del banco. No existen otro inversores destacables mas allá de los fondos estadounidenses, presentes en toda la banca española con participaciones significativas si se suman en conjunto.


Bankia

Evolución de diferentes métricas en las acciones de Bankia
Evolución de diferentes métricas en las acciones de Bankia

El cuarto banco español por depósitos respira últimamente en bolsa la tranquilidad tras una salida a bolsa plaga de escándalos contables, demandas, etc. La empresa presidida por Goirigolzarri se encuentra controlada en su mayoría por BFA (FROB), ya que la misma posee actualmente el 66,07% del total de las acciones según consta en el ultimo registro de la CNMV. El presidente y cabeza visible del grupo, Jose Ignacio Goirigolzarri es el máximo accionista dentro de la cúpula directiva ya que el mismo posee el 0,009% del banco que dirige.


Banco de Sabadell

sabadell-acciones
Evolución de diferentes métricas en las acciones de Banco Sabadell

El caso de Banco de Sabadell era quizás el único  junto a Bankinter en el que existía la presencia de un gran inversor particular que era además el máximo accionista de la empresa en cuestión. En el caso del Sabadell, hablamos de Jaime Gilinski, reconocido empresario colombiano que recientemente ha vendido la gran mayoría de su participación en la empresa con importantes minusvalías. Mas allá de la participación cercana al 2% que aún mantiene en el banco catalán, y según consta en la CNMV, no existirían mas inversores particulares destacables más alla de Joaquín  Folch-Rusiñol (0,226) y Jose Oliu (0,12%), ambos veteranos miembros del Consejo Directivo de la empresa y pesos pesados dentro del grupo bancario.


Bankinter

Evolución de diferentes métricas en las acciones de Bankinter
Evolución de diferentes métricas en las acciones de Bankinter

Como se ha comentado anteriormente, nos encontramos ahora ante la joya de la corona de la banca española en cuanto a rentabilidad se refiere. No es casualidad que el mejor banco en cuanto a retorno en la inversión y crecimiento en el valor de sus acciones sea el único banco español controlado por inversores particulares por encima de cualquier fondo internacional. De hecho, y siguiendo con el ejemplo inicial del artículo que nos ocupa, la familia Botín tiene una mayor cantidad de su patrimonio invertido en este banco mediano que en el propio Banco de Santander, origen de su fortuna actual. Según consta en los registros de la CNMV, Jaime Botín  controla el 23,871% del banco, siendo de lejos el máximo accionista de una entidad en la que llama poderosamente la atención ver que no es el único inversor profesional con una participación significativa; Fernando Masaveu controla el 5,311% del banco madrileño, Rafael Mateu Ros controla el 0,113%, mientras que la presidenta María Dolores Dancausa controla el 0,12%. Sin duda el banco más interesante por lo que parecen saber los inversores institucionales y a la vista de que ha sido el único banco español cotizado que al menos no ha aumentado capital en el último ejercicio.


Banco Popular

Evolución de diferentes métricas en las acciones de Banco Popular
Evolución de diferentes métricas en las acciones de Banco Popular

Aunque lleva apareciendo años en las quinielas como el próximo (en ser rescatado, fusionado, liquidado, etc.), lo cierto es que el Banco Popular sigue manteniendo su independencia, y en cierto modo es llamativo ver que el banco ha emitido un menor porcentaje de nuevas acciones desde el año 2006 que bancos con mucho mejor cartel entre la comunidad financiera como son el Santander o BBVA. El gran riesgo de Popular ha venido estos años debido a su elevada exposición al sector constructor e inmobiliario, lo que ha obligado al mismo a provisionar miles de millones de euros que de otra manera podría haber devuelto a sus inversores en diversas formas. El máximo accionista del banco mas allá de la sindicatura de accionistas del grupo (9,569%) es el frances Credit Mutuel-CIC (3,952%) según figura en la CNMV.


Liberbank

Evolución de diferentes métricas en las acciones de Liberbank
Evolución de diferentes métricas en las acciones de Liberbank

Por último, Liberbank es el banco cotizado más pequeño y joven del mercado español, incluso en muchos casos desconocido entre la comunidsd financiera habitual. Como es habitual en un banco surgido de la fusión de varias cajas de ahorro, los máximos accionistas del propio banco siguen siendo las cajas que dieron origen al mismo; según figura en el registro de la CNMV, el mayor accionista es la Caja de Ahorros de Asturias (44,804%), seguido por la Caja de Ahorro de Extremadura (9,022%) y la Caja de Ahorros de Santander y Cantabria (6,387%). A pesar de que entre las tres cajas controlan cerca del 60% del capital del banco, lo cierto es que tras pocos años en el mercado la configuración del capital social va tomando forma con actores inesperados para un banco de pequeño tamaño. Llama especialmente la atención la participación que el inversor mexicano Ernesto Luis Tinajero Flores ha ido acumulando a lo largo del tiempo hasta hacerse con el 7,569% que actualmente posee en el banco con sede en Madrid. Otro inversor conocido por su inversión en Bankinter es Fernando Masaveu y que actualmente posee el 5,61% de Liberbank. Por último y como punto curioso, cabe destacar que el fondo de inversión Oceanwood controla actualmente el 17% de la financiera a través de dos fondos.