La entrada del fondo de inversión vasco en el capital de CAF marca el inicio de una interesante relación público-privada por defender la propiedad nacional frente a posibles operaciones hostiles sobre las empresas locales

Advertisements