El fenómeno de Inditex, crecimiento en valor y dividendo

Inditex se ha convertido por mérito propio en la mayor empresa española en lo que a capitalización bursátil se refiere, superando a empresas de renombre en el camino como lo son el Banco Santander, Telefónica o Iberdrola por citar solo unos ejemplos. Además, y a diferencia de los nombres mencionados anteriormente, donde no existe una familia que sea la máxima accionista de la empresa (ni siquiera en el caso del Banco Santander, donde existe la falsa creencia histórica de que la familia Botín es la máxima accionista del banco, y nada mas lejos de la realidad como se puede leer en este artículo sobre la realidad de la banca en España). En el caso de Inditex es de sobra conocido por todos que Amancio Ortega y su hija Sandra controlan el 59,294% y el 5,053% de las acciones de la textil gallega respectivamente y según figura en los registros de la CNMV y que se pueden consultar en este enlace. En este caso por lo tanto si contamos con una gran aliciente: la evolución de nuestra inversión en el grupo gallego irá ligada a la evolución del patrimonio personal de la familia Ortega , un punto que siempre da gran seguridad a la hora de realizar una inversión.

La empresa se ha hecho conocida a nivel mundial desde su creación en el año 1985 (año en el que se constituyó Industria de Diseño Textil, Inditex, aunque Zara abrió su primera tienda en el año 1975) por su marca insignia Zara, y que hoy en día no solo representa 66% de las ventas totales del grupo Inditex, sino que sigue siendo la que crece a un mayor ritmo en ventas anualmente, un fenómeno que sin duda merece todo tipo de estudio que se le realice hoy en día. El secreto reside en crear diseños atractivos y de temporada casi de manera instantánea, adaptándose al mercado a una mayor rapidez que cualquiera de sus competidores directos. En este punto, y más allá de crear diseños con gran aceptación a nivel mundial, el grupo tiene una similitud en el éxito al gigante Amazon: su proceso logístico, con plataformas y procesos de entrega en tienda en un día en todas sus tiendas a nivel mundial. Hablamos de una empresa capaz de ofrecer buen diseño, buen precio y rapidez en la entrega de stock en sus más de 7000 tiendas a nivel mundial, un negocio que se ha comprobado sobradamente es ganador dentro del sector textil.

 

Orígenes, presente y futuro del grupo

Como hemos mencionado brevemente, el grupo tiene sus orígenes en Galicia, donde Amancio Ortega decidió abrir la primera tienda de Zara en el año 1975 tras varios años trabajando en la empresa Confecciones GOA, predecesora de la actual Inditex. Tal fue el éxito del establecimiento abierto en A Coruña, que en los siguientes cinco años decidió reinvertir las ganancias generadas en este primer comercio para abrir su primera factoría en Arteixo, población cercana a A Coruña y conocida mundialmente en la actualidad precisamente por ser la población que alberga la sede de la mayor empresa textil del mundo, Inditex. Corría el año 1988 cuando Zara abrió su primera tienda fuera de España: fue en la ciudad portuguesa de Oporto, para llegar  un año después a Nueva York, París y un infinito etcétera. Tras una fuerte y constante expansión de la marca Zara a nivel mundial (con presencia actualmente en cerca de 90 países del mundo), fue en el año 1991 cuando Amancio Ortega decidió diversificar los ingresos por ventas creando una nueva marca: Pull & Bear, empresa orientada inicialmente a un público joven masculino pero que hoy en día es una marca unisex, además de ser la cuarta marca del grupo con mayor número de establecimientos a nivel mundial.

En 1991 el grupo adquirió una participación mayoritaria en Massimo Dutti (65%), participación que posteriormente alcanzaría el 100% del capital de la empresa en el año 1995, integrando los resultados consolidados al balance de Inditex desde ese mismo ejercicio. Esta marca se creó orientada a un público de mayor nivel adquisitivo, situación que sigue presente hoy en día en una marca que ya esta presente en cerca de 80 países, donde cuenta con alrededor de 800 tiendas (convirtiéndose en la quinta marca del grupo por número de establecimientos). Con tres marcas funcionando ya a pleno rendimiento a mediados de la década de los noventa, la empresa se encontraba generando ya suficiente cash-flow anualmente como para lanzarse a la aventura de crear nuevas marcas: iba a ser en 1998 cuando Inditex creara la filial Bershka, filial que hoy en día se ha convertido en la segunda mayor marca del grupo solo por detrás de Zara (con cerca de 1100 establecimientos a nivel mundial). Esta nueva marca fue orientada inicialmente a un público femenino, pero al igual que sucediera con Pull & Bear, la misma fue adaptando su catálogo a un público unisex, no cerrándose así las puertas a un mayor número de ventas anuales gracias a abarcar un mayor número de población.

Sería solo un año más tarde cuando el grupo decidiese crear la marca Stradivarius, actualmente tercera del grupo en lo que a establecimientos a nivel mundial se refiere (con más de un millar). Como ha ido sucediendo con todas las marcas del grupo, la misma fue creada en un principio para vender moda y complementos al público femenino, pero ha sido en el año 2017 cuando Stradivarius ha lanzado su primera campaña para captar también público masculino, y a juzgar por los resultados, parece otro éxito rotundo de la empresa capitaneada por Pablo Isla y la familia Ortega.

En 2001 la empresa debutó en bolsa, y debido a su tamaño y buena marcha, fue incluida solo dos meses después en el índice IBEX-35, que agrupa las 35 mayores empresas cotizadas de España. Desde entonces, la empresa ha multiplicado su valor en bolsa por más de ocho, a la par que ha seguido lanzando nuevas marcas comerciales que añadir a su portfolio (Oysho, Zara Home, Uterqüe, Tempe, etc.) . Actualmente, el grupo cuenta con más de 7000 tiendas a nivel mundial, y con un ritmo medio de 300 aperturas por año, se estima que para el ejercicio 2021-2022 Inditex alcance los 10.000 establecimientos en todo el mundo. Los datos financieros avalan la buena marcha del gigante español, que cuenta con más de 150.000 empleados a nivel mundial, empleados que reciben últimamente primas a fin de año por cumplimiento de objetivos y buena marcha del negocio. Esta prima a los empleados ascendió a cerca de 40 millones de euros en el último ejercicio fiscal, un pequeño porcentaje del total de beneficios del grupo y que esta sobradamente demostrado que aumenta la productividad y apego de los empleados a las empresas que remuneran de esta manera a sus trabajadores.

 

Los números sobre la mesa

Actualmente, la empresa aumenta en promedio sus ventas en un quince por ciento anual, crecimiento que le ha llevado a superar los 20.000 millones de ventas durante el ejercicio 2016 y que se espera alcance los 31.000 millones durante el ejercicio 2020. A pesar de que las ventas han aumentado constantemente desde la creación del holding textil tal como lo conocemos ahora, los márgenes de beneficio neto han caído durante los últimos ejercicios. Si los márgenes de beneficio neto (beneficio obtenido entre las ventas) eran del 14,80% en 2011, dicho margen ha caído algo mas de un punto hasta situarse en el 13,50% en la actualidad. Aunque dicho punto representa una cifra considerable en el beneficio (alrededor de 200 millones de euros si las ventas se mantuviesen constantes), lo cierto es que la empresa ha sabido compensar sobradamente dicha reducción en el margen neto con un mayor aumento de ventas, y aún así, se puede afirmar que Inditex opera con mejores márgenes de beneficio neto que sus competidores cotizados como veremos a continuación, es decir, hablamos de la empresa mas rentable y eficiente dentro del sector textil:

Margen de beneficio neto estimado para el ejercicio 2017 (en porcentaje sobre ventas):

-Inditex: 13,50%

-Hennes & Mauritz (H&M): 8,70%

-Fast Retailing Co. (Uniqlo): 6,40%

-Burberry: 10,40%

-Michael Kors: 12,30%

-Yoox Net-A-Porter: 1,40%

Como se puede observar, la empresa que más se acerca a los márgenes de beneficio de Inditex es Michael Kors (13,50% vs. 12,30%), empresa estadounidense más dedicada al sector del lujo y la alta gama, y que normalmente tiene mayores márgenes de beneficio que los que pudiera tener Inditex o H&M, empresas de segmento medio dentro del retail textil. Otro punto en el que Inditex destaca frente a sus competidores es en la capacidad de generar caja neta ejercicio tras ejercicio y que le va a llevar a tener una caja neta estimada para finales de 2017 de algo más de 6.000 millones de euros. Teniendo en cuenta que la empresa tiene un CapEx (gastos operativos para poder mantener la actividad, entre los que se incluye apertura de nuevos establecimientos, diseños, etc.) de unos 1.500 millones de euros anuales (frente a unos beneficios anuales superiores a los 3.000 millones de euros), vemos que anualmente la empresa genera una caja libre de cargas de inversión muy superior a sus competidores (que destinan al mencionado CapEx un mayor porcentaje del beneficio anual que Inditex), aspecto por el cual la empresa podría incluso destinar el 100% de sus beneficios anuales a remunerar a sus accionistas mediante el pago de dividendos. De hecho, la textil española ha ido aumentando año tras año el porcentaje del beneficio neto que distribuye entre sus accionistas en forma de dividendo (payout) hasta alcanzar el 60% durante el presente ejercicio, y si las cuentas siguen evolucionando de la misma forma en los próximos ejercicios, es probable que veamos como el payout se eleve incluso por encima del 70%. Todo cuadra para que este aumento constante del dividendo pueda darse: la empresa reparte una mayor cuantía de dinero entre sus accionistas, pero incluso después de este reparto la empresa es capaz de seguir acumulando caja: se creará por tanto valor para el accionista en el largo plazo siempre que la empresa sea capaz de aumentar su beneficio neto a un mayor ritmo que el crecimiento del dividendo anual, creando valor para los accionistas de una doble forma: acumulando caja (incrementando el valor en libros por acción) y remunerando directamente a los accionistas de forma monetaria (con el mencionado reparto de dividendo).

Por último, y como se ha mencionado al principio del artículo, la empresa gallega cuenta con un accionariado estable y de largo plazo, nada menos que la familia fundadora (que posee alrededor del 65% del total de las acciones del grupo). Este aspecto puede resultar determinante a la hora de valorar cualquier posible inversión, pues resulta un gran gesto de confianza para cualquier inversor ver que el patrimonio personal de una familia depende de la evolución de un determinado valor como es este caso. Comparando el aspecto del accionariado de Inditex con las empresas anteriormente mencionadas, vemos como Inditex es también líder en esta “seguridad familiar” mediante su presencia en el accionariado de una determinada empresa. En el caso de H&M, vemos como la familia Persson posee un 38% de los títulos de la empresa, mientras que en la japonesa Fast Retailing Co. la familia Yanai posee un 45% de las acciones. En el resto de compañías comparadas anteriormente, la presencia familiar es mínima e incluso inexistente de forma directa: Michael David Kors apenas posee un 2,93% de las acciones del grupo que lleva su nombre, mientras que en el caso de Burberry es la empresa familiar belga Groep Brussel Lambert NV (propiedad de las familias Desmarais y Frère) la que posee un 6% de la empresa británica, siendo el mayor accionista de la misma. Por último, en el caso de la empresa italiana Yoox, es la empresa suiza Compagnie Financière Richemont SA la que posee un 24,9% de las acciones, por delante de los empresarios Renzo Rosso (5,7%), Federico Marchetti (5,67%) y Mohamed Ali Alabbar (3,90%).

 

La eficiencia online

Al igual que sucedió con sus almacenes logísticos (la empresa fue pionera en la distribución bajo demanda a sus tiendas en tiempos récord) que abrió en el año 1984 (Arteixo), 2007 (Meco en Madrid y León) y en 2014 en Cabanillas (Guadalajara), ahora Inditex se adelanta de nuevo a las tendencias actuales que el mercado requiere y es desde el año 2007 cuando comenzó a vender online su catalogo de zarahome, y sobre todo, desde el año 2010 cuando la mayoría de las marcas del grupo comienzan a vender online. Es de sobra sabido por todos que la venta online es el modo más eficiente y mas rentable de venta existente, puesto que los gastos son mínimos para una empresa del tamaño de Inditex, que cuenta con acuerdos de distribución a nivel mundial. Aunque aún representa un porcentaje no demasiado elevado sobre las ventas totales del grupo (alrededor de un 5%), las ventas en internet son el nuevo filón del grupo gallego, puesto que las mismas vienen creciendo a un ritmo del 35% anualmente y ya en 2016 han superado la barrera de los 1.000 millones de euros de ventas, teniendo además un resultado operativo positivo de 57 millones de euros en dicha filial de venta online (llamada Fashion Retail).

Esta filial fue creada en el año 2011 bajo el nombre de Inditex E-commerce, y en su primer año de vida logro facturar ya algo más de 80 millones de euros. Desde entonces, el crecimiento ha sido exponencial e imparable, y tras multiplicar por más de doce sus ventas en un periodo de cinco años, podemos analizar la importancia que esta nueva división puede ir adquiriendo con el paso de los años en el conjunto del grupo: Con una plantilla de 420 empleados, las ventas por empleado se acercan a los 2,5 millones de euros, una cantidad que se acerca a las compañías mas eficientes en lo que a venta por empleado se refiere, como es el caso de la norteamericana Apple. Además, teniendo en cuenta que las ventas totales del grupo Inditex crecen a una media del 15% anual, la aportación de la filial online irá en aumento año tras año, por lo que quizás este es uno de los factores a tener más en cuenta cuando se revisen las cuentas de la empresa textil de ahora en adelante. Este negocio de venta online  de hecho no esta presente aún en todos los países donde el grupo opera, por lo que el margen de crecimiento es incalculable, más aún si se tiene en cuenta que solo la mitad de las marcas del grupo opera online en la actualidad, dejando margen a expandirse a nuevos mercados y a comenzar a vender en línea la totalidad de sus marcas.

 

En resumen

Inditex es la compañía líder a nivel mundial de un sector estrechamente ligado al consumo global, un consumo que históricamente crece por encima del crecimiento medio de la economía de cualquier país. Además, el grupo tiene un modelo de negocio sobradamente probado y fácilmente adaptable a cualquier nuevo mercado a nivel mundial, por lo que las famosas economías de escala son en este caso aún más beneficiosas para el grupo, puesto que el margen neto sube en cada nuevo mercado, más aún porque se debe esperar que la tienda online de Inditex vaya conquistando todo el mundo en los próximos ejercicios, incluso aquellos en los que la empresa española no tiene presencia física de momento. Además, hablamos de un grupo con mayores márgenes de beneficio que sus competidores directos, con caja neta (y creciente remuneración al accionista) controlado por la familia fundadora, por lo que es difícil encontrar un solo pero a la inversión en una empresa que parece esculpida a la perfección.

Advertisements

Almirall se encuentra ahora a precios atractivos para el largo plazo

Después del fuerte desplome sufrido en julio por la compañía farmacéutica, las acciones amagaron en septiembre con retomar las subidas pero de nuevo han buscado apoyo en los mínimos marcados a finales de julio, e incluso amagan con perder los mismos por debajo de 7,60€ el título. Aunque la cotización debía recoger el profit warning lanzado por la dirección en julio, lo cierto es que si se analizan los números de la empresa, la misma empieza a encontrarse a unos múltiplos atractivos si la comparamos con el resto del sector a nivel europeo. A continuación se analiza la situación financiera y directiva de la empresa para poder comprender mejor hacia donde se dirige la misma en el futuro y sobre todo, que pueden esperar de la evolución de sus títulos los accionistas.

Las cifras de Almirall

Como se ha comentado anteriormente, la compañía redujo sus previsiones financieras en el mes de julio, debido principalmente a problemas financieros con su filial en Estados Unidos. Aún así, no se debe olvidar que el negocio estadounidense representa menos de un tercio del total de ventas de la multinacional española, por lo que el impacto real no debería haber supuesto semejante descalabro en el precio de las acciones del grupo, aunque bien es cierto que la caída puede estar en parte justificada por la tendencia ascendente del negocio norteamericano, ya que precisamente esta ha sido el área geográfica de mayor crecimiento para la empresa farmacéutica  a nivel mundial durante los últimos ejercicios.

Mas allá de cifras de ventas y beneficio, se debe recordar que la empresa española cuenta con cuatro centros de investigación a nivel mundial: Sant Feliu de Llobregat (España), Reinbek (Alemania), Lugano (Suiza) y Exton (Pennsylvania, Estados Unidos). En dichos centros se están llevando a cabo actualmente estudios clínicos que pueden suponer un importante impulso a las ventas si la compañía recibiese la aprobación de la FDA estadounidense y sus homólogos mundiales para comercializar sus nuevos fármacos. Entre dichos fármacos, se encuentran actualmente en periodo de pruebas iniciales fármacos para el tratamiento de la rosácea y pénfigos. En fase dos y tres se encuentran también cuatro fármacos para diferentes indicaciones (ictiosis en fase II, y alopecia androgenética, psoriasis en uñas y onicomicosis en fase III). Ante un portfolio tan amplio, el potencial de ventas de estos medicamentos es elevado para una compañía del tamaño de Almirall (pequeña si se compara con gigantes como Novartis, Roche, Bayer, Novo-Nordisk, Sanofi, Merck, Gilead, Amgen, Biogen, etc.) y por tanto, su aprobación podría suponer un fuerte impulso para las acciones de la farmacéutica española.

De hecho, se espera que para el año 2020 el grupo cuente con varios de estos medicamentos ya aprobados y generando ventas y beneficios anualmente: la estimación para el año 2020 es de 850 millones de euros de ventas y un beneficio algo superior a los 120 millones de euros (0,63€ de beneficio por acción). Con estas cifras y teniendo en cuenta que la empresa cotiza actualmente alrededor de los 7,50 euros, obtenemos que la empresa cotiza a un PER (precio de cotización entre beneficios) de poco más de 12 veces para el periodo 2019-2020, un atractivo PER si lo comparamos con empresas del sector a nivel europeo equiparables (Novartis cotiza a un PER estimado de 19 veces para el año 2020, Roche lo hace a un PER 14,7 veces y Sanofi lo hace a un PER 13,2 veces para el mismo año). Si bien es cierto que las tres empresas competidoras mencionadas anteriormente son gigantes dentro del sector y siempre cotizan con cierta prima respecto al resto del sector, es indudable que Almirall cotiza actualmente en un rango de precios atractivo de cara al largo plazo. Este atractivo aumenta incluso más si analizamos su balance y realizamos una previsión conservadora de la evolución del mismo de aquí al año 2020: actualmente, la empresa cuenta con 110 millones de euros de caja neta (0,64€/acción de caja neta), y si sumamos la tendencia histórica de acumulación de caja que suele realizar la empresa de aquí a finales del año 2020, nos encontramos con que la caja neta de Almirall superará los 370 millones de euros para dicho periodo (2,14€/acción).

Aplicando las medias del sector y las cifras propias del grupo, nos encontramos con una empresa que como hemos podido ver cotiza a múltiplos inferiores a la media del sector y que además, cuenta con una posición de caja neta muy interesante de cara al largo plazo (2,14€/acción de caja neta en 2020 vs. 7,60€ de cotización actual) y remunera a sus accionistas con un dividendo creciente a lo largo de los años y que suele rondar los 0,20€ por título anualmente (alrededor del 3% de rentabilidad por dividendo a precios actuales). Como se puede comprobar en este análisis del grupo farmacéutico, la empresa cotiza a precios atractivos comparándola con el sector, si bien es cierto que la buena marcha prevista para el futuro viene condicionada por la aprobación de varios de los medicamentos nombrados anteriormente en fase II y III. De estas aprobaciones dependerá la evolución prevista en este artículo, y será por tanto el factor clave a seguir por parte de los accionistas de una empresa que apunta a crear un importante valor de cara al futuro.

El atractivo accionariado

Se debe destacar de entre el resto de noticias que rodean a la compañía un atractivo accionariado, y es que según figura en su último informe anual (página 35), dos sociedades asociadas históricamente a la familia Gallardo Ballart (nombrados recientemente como la fortuna número 16 de España según la publicación anual de Forbes) controlan el 66,64% del total del capital de la farmacéutica española. Dichas sociedades son Grupo Plafin S.A., que controla un total de 71.428.815 de acciones del grupo (el 41,30%), y Todasa S.A., que controla a su vez 43.831.004 acciones, equivalentes al 25,34% de las acciones de Almirall. Esta fuerte implicación familiar en el capital de cualquier empresa cotizada suele ser un síntoma de confianza para el mercado, ya que es una familia la que tiene su patrimonio personal invertido en la empresa en cuestión. Se debe vigilar por tanto la aprobación de medicamentos en los próximos ejercicios para poder reafirmar este análisis, pero hablando de una empresa familiar, sin deuda y que obtiene beneficios anualmente, el margen de error es ya mínimo en este caso.

Almacenes Éxito: El gigante nacional de la distribución controlado por la francesa Casino

Nadie duda de la supremacía de Éxito dentro del ámbito distribuidor nacional de Colombia, superando en ventas y beneficio neto a sus competidores por un amplio margen. Recientemente, la empresa con sede en Envigado (Antioquia) ha adquirido el 50% de las acciones de la empresa brasileña GPA, el 100% de la argentina Libertad y operaciones adicionales en Uruguay. Lejos de las casualidades, Éxito se ha convertido en uno de los tres principales actores de la distribución a nivel regional dentro de Latinoamérica gracias a estas compras, pero mas allá de cualquier juego del azar, quien ha promovido todas estas operaciones que han multiplicado el tamaño del gigante nacional ha sido un grupo poco o nada conocido dentro de la región para el gran público: Casino.

Quien es el grupo Casino

Casino es el mayor accionista de Almacenes Éxito desde hace décadas. Esta empresa familiar francesa (controlada mediante el holding Rallye SA, quien a su vez es controlado por la empresa Foncière Euris SA, filial de Finatis SA, empresa controlada en un 92,4% por el empresario francés Jean Charles Naouri, director general del grupo Casino Guichard) controla desde Europa el 52,6% de las acciones de la empresa paisa. En otras palabras: controla la mayoría absoluta del gigante colombiano, y es por tanto quien toma decisiones y manda dentro del grupo. Debido a este aspecto de control accionarial, recientemente el grupo capitaneado por Naouri ha vendido todas sus actividades latinoamericanas no colombianas a Almacenes Éxito (las operaciones brasileñas, argentinas y uruguayas expresadas anteriormente). Desde el punto de vista empresarial, este movimiento encaja en toda lógica empresarial actual, en la que se busca reducir al mínimo el gasto operativo y organizacional para poder competir con gigantes como Amazon en Francia (aún hoy su mayor mercado, con el 58% de las ventas anuales consolidadas registradas en este mercado): la empresa europea reduce sus gastos de gestión al mínimo, ya que ahora controla todas sus operaciones en la región a través de una única empresa cotizada (Almacenes Éxito). Además, gracias a esta operación la empresa con sede en Saint-Etienne ha podido ingresar una considerable suma de dinero vendiendo sus actividades a su filial en la región. Movimiento perfecto para agrupar todas las actividades bajo un mismo holding interregional sin desprenderse de actividades de distribución.

El futuro de Casino en la región mediante Éxito

Todos estos movimientos pueden interpretarse de diferente forma, pero lo cierto es que Casino ha reducido al mínimo ahora sus gastos para controlar las empresas nombradas en este artículo, y ha dejado preparado el terreno para dos opciones de mucho mayor calado: salir definitivamente de la región vendiendo su totalidad de las acciones en Almacenes Éxito, o lanzar una OPA sobre las acciones que aun no controla en el grupo colombiano (y por el que debería desembolsar alrededor de 1.200 millones de dólares a precios actuales de mercado). Puede que ninguna de estas dos opciones se de en el futuro próximo, pero es un escenario asegurado a medio-largo plazo, ya que la empresa buscará maximizar sus beneficios (sobre todo, teniendo en cuenta que actualmente la empresa francesa consolida las cuentas de Éxito en sus cuentas anuales por tener mas del 50% del capital, pero solo recibe el 52% del beneficio neto de la empresa colombiana anualmente en forma de dividendos recibidos, reduciendo considerablemente su margen de beneficio neto). El escenario más probable es que Casino termine realizando una oferta de adquisición sobre las acciones que aun no controla en la empresa paisa, ya que analizando sus participaciones, nos encontramos con que el grupo da gran importancia a sus operaciones internacionales, con operaciones ya consolidadas también en Asia y mediante Cnova a nivel mundial dentro del sector de venta online (con venta directa en Bélgica, Costa de Marfil, Francia y Brasil). Lo que esta asegurado a la vista de los sucesos recientes, es que se producirán movimientos de gran calado dentro del accionariado de Almacenes Éxito dentro de no demasiado tiempo.

La mano que mece y resguarda a las empresas paisas

Aunque conocido sobre todo dentro de las esferas económicas colombianas, lo cierto es que gran parte de los comunes desconocen la existencia del Grupo Empresarial Antioqueño (GEA), también conocido como el Sindicato Antioqueño. Este grupo que no se encuentra legalmente constituido como empresa en el registro colombiano constituye la piedra angular de las grandes multinacionales colombianas, se le podría llamar el motor económico del país y por que no, el protector patrio de la identidad empresarial nacional. Al igual que sucede con el sector financiero nacional (que es en su mayor parte controlado por la familia Sarmiento Angulo desde Bogotá mediante el Grupo AVAL, analizado en este artículo), el sector manufacturero o más industrial se concentra en Antioquia gracias al grupo que se analiza en este artículo.

Constituido extraoficialmente en la década de 1970, el GEA surgió como un astuto defensor de la propiedad de la industria de Antioquia ante los movimientos hostiles que los inversores estaban realizando dentro de sus capitales, comprando acciones de empresas antioqueñas hasta alcanzar mayorías absolutas en el capital, y por tanto en el consejo y en la toma de decisiones de empresas basadas en la región. Aunque son cientos de empresas las que en la actualidad componen este círculo empresarial, quizás las más conocidas por los colombianos son las mayores empresas cotizadas del país; Cementos Argos (y su hólding inversor Grupo Argos), Grupo Nutresa, Inversiones Sura (Suramericana) y Bancolombia (se podrían además incluir a empresas participadas de forma indirecta por el GEA como Celsia o AFP Porvenir entre otras muchas). Entre dichas empresas han creado un círculo accionarial inquebrantable (como se puede observar en el siguiente gráfico) ante cualquier amenaza externa que haga rememorar los temores de la década de 1970, si bien es cierto que el tiempo tan solo ha beneficiado y ha hecho más fuerte a los participantes del GEA y a la región de Antioquia; al final, más allá de tener participaciones accionariales cruzadas y poder dentro de las empresas participadas, las mismas reciben una cantidad casi inpronunciable de billones de pesos anualmente vía dividendos, por lo que se puede decir que gran parte del crecimiento de las últimas décadas de este selecto grupo de la región  antioqueña ha sido “autofinanciado” por el resto de empresas pertenecientes a un grupo que en la actualidad emplea a más de 100.000 personas a nivel nacional y representa más del diez por ciento de la economía de Colombia. Dicho en otras palabras; la joya de la corona del orgullo empresarial paisa. A continuación se puede observar con detalle la formación informal del GEA mediante sus participaciones entrelazadas en el siguiente gráfico elaborado por value4investors.com:

Composición del Grupo Empresarial Antioqueño en detalle
Composición del Grupo Empresarial Antioqueño en detalle

Se puede concluir tras revisar el anterior gráfico que dentro del Valle de Aburrá el dinero fluye entre unas pocas corporaciones (aspecto que en realidad es positivo ya que al final que el área metropolitana de Medellín concentre tanta riqueza beneficia a las arcas públicas no solo en lo referente al pago de impuestos, sino también a un empleo más cualificado y de mayor nivel). Se puede afirmar sin ningún género de duda que este pacto creado informalmente en la década de los años setenta por unos visionarios empresarios de la época ha traído gran parte del prestigio del que goza Antioquia a nivel empresarial no solo a nivel nacional sino también a nivel internacional. Además, en una época como la actual en la que las grandes empresas son incluso compradas por rivales de tamaño aún mayor, la propiedad cruzada existente entre las empresas analizadas en este artículo garantizan lo que en pocos países a nivel mundial se puede garantizar: que gran parte de las mayores empresas del país sigan en manos del capital nacional, garantizando con ello que al menos parte de las estrategia que se tome en las mismas tenga como parte clave en la toma de decisiones a Antioquia y Colombia y no solo a las utilidades netas que muchas multinacionales a nivel mundial persiguen deslocalizando empleo y producción para poder aumentar anualmente dicha variable financiera. Este grupo es sin duda en gran parte culpable del actual desarrollo (y calidad de vida) del valle de Aburrá con respecto a otras regiones nacionales, debido como se ha dicho anteriormente a la riqueza generada a lo largo de los años a las arcas públicas locales donde tributan sus ventas globales, ya que hablamos de gigantes nacionales con presencia directa en decenas de países.